LÍRICA LÍRICA 1998-2005

EXPERIMENTO CON LA VERDAD (2005)

Ahora, el tiempo de la vida 

yace ante tus pies como un ave 

en el ara de los sacrificios. 


El deseo de morir da paso a la revelación: 

el instante en que el delirio se abrió 

como posibilidad de ser otro, 

de empezar de nuevo. 


El estado de gracia de una libertad inaudita 

se cierra rápidamente 

y tienes que arrojar las migajas 

para sembrar el camino del retorno. 


Conoces ese asco 

de la impostura en rebeldía 

que no sabe desembocar en el acto 

y se convierte en pretexto de una lucidez sin finalidad: 

lo único que permanece es el dolor 

de una autoestimulación cerebral 

que ya no necesita los eufemismos de la mística: 

la aguja hipodérmica te devolverá 

al lugar que te corresponde entre los vivos. 


Hacia ese horizonte de la verdad, 

que es una medida reducida, 

de antemano dada para cada cosa: 

el horror de esta vida, 

una mera práctica entre otras, 

el gran juego de los ilusos y los cínicos 

en el casino estafador que tan bien conoces. 


Hay que atiborrar al ave de corral 

para que vuelva otra vez a la correcta posición 

en el ara de los sacrificios, 

de cuyas sobras nos alimentamos. 


Así, la libertad sólo tiene sentido 

como delirio en el acto de lo posible, 

o en el entreacto que se abre 

por un instante entre las dos orillas. 


El resto es la opresión institucional: 

todos los protocolos que nos transforman 

en conejillos de Indias 

para servir de coartada democrática

a la anónima voluntad de poder 

de los funcionarios del desamparo. 


Porque el verdadero horror 

es algo que ya no conmueve a nadie, 

los mismos que te enfermaron, te quieren curar. 


Las aves de corral que sufren de estrés 

enternecen nuestros corazones, pero el deber... 


En la ambulancia sentiste el pánico 

de no regresar jamás: 

la marcha definitiva al otro lado, 

allí donde, aunque siguieras vivo, 

jamás podría ingresar ningún otro vivo. 


Entre la risa espasmódica 

y el escalofrío tembloroso 

se abrió el mutismo absoluto que produce espanto.


Y lo incomunicable es lo que deja entrever esa puerta, 

si el dolor es lo único humano que ya nos queda. 


Si se cierra por completo,  ¿qué quedaría de nosotros? 


Las aves de corral alborotarían los páramos 

junto al ara de los sacrificios, 

pero ellas ya no sabrían lo que son.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s