MICRORRELATO POLÍTICO

FÁBULA PARA DORMIR A LOS NIÑOS ESPAÑOLES DEL FUTURO (2017)

A toda Confabulación de los Poderosos subyace un Discurso Fabuloso que se expresa mediante una versión adaptada en forma de una Fábula contada a los súbditos y a los niños, condición disímil pero que los poderosos, por larga experiencia nunca desmentida, estiman coincidente o contigua.

La fábula para dormir a los súbditos-niños es como sigue:

“En un lejano tiempo y en un país remoto, corderos y lobos comían juntos la misma hierba en los mismos pastos. Pero unos señores muy malos se disfrazaron de lobos, porque estaban hambrientos a causa de la prohibición de comer carne según una famosa Ordenanza Real.

Otros señores muy buenos se disfrazaron de corderos para seguir gozando de la bonanza que les permitía aquella sana e incruenta alimentación vegetariana. A los hombres-corderitos los hombres-lobos los engañaron diciéndoles que más allá de los Bosques del Rey los prados producían hierba más jugosa.

Así que los hombres-corderitos se dispusieron a atravesar el bosque prohibido una noche de luna llena y, ya a mitad de camino, los acechantes hombres-lobos se abalanzaron sobre ellos y los mordisqueaban en todas partes, como en juego de cachorrillos, poco experimentados aún en las técnicas más sofisticadas de atacar al cuello y morder fuerte hasta ver brotar la deliciosa sangre corderil.

En medio de la espantada rebañiega, apareció el Arquero Real que, con sus acertadas flechas, hizo huir a la hambrienta manada de hombres-lobos.

Vencidos, llorosos de su deslealtad, los señores malos se quitaron los disfraces de lobos y, tras audiencia con el Rey, fueron perdonados y se reintegraron al rebaño de los corderitos, no sin poner como condición escrita del nuevo Pacto Gregario que ellos dirigirían en adelante el rebaño como perros pastores, dejarían de comer amarga hierba y gozarían de derecho de pernada de cordero, cruda o a la leña de encina.

Y unánimes de júbilo gritaron: “¡Pacta sunt servanda!”.

Pero sólo los hombres-lobos sabían latín y en el Reino no se hacían traducciones en lengua corderil de las Leyes Fundamentales.”

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s